<img height="1" width="1" src="https://www.facebook.com/tr?id=900067807144166&amp;ev=PageView &amp;noscript=1">

En Los Supersónicos, aquella serie animada de Hanna-Barbera ubicada en un futuro lleno de gadgets, lo más de lo más era hacer desaparecer el coche. El eterno y mañanero problema del aparcamiento resuelto mediante una pistolita que elimina el coche del vecino para obtener una plaza libre.

Es curioso que, a pesar de adelantarse a muchos deseos tecnológicos que hoy son una realidad, la ciencia ficción siguiese contemplando los vehículos como un incordio. Algo que realmente son, por volumen y por el espacio que ocupan mientras no son usados. Por eso, la respuesta del futuro (o de nuestro presente) no está en la pistola menguante, sino en darle al coche un protagonismo aún mayor en nuestro día a día.

¿Qué clase de propuesta es esa, otra tiranía más de los fabricantes de vehículos? Ante nuevos frentes revolucionarios, las partes implicadas llegan a tiras y aflojas en sus acuerdos. Los usuarios desean recuperar el tiempo perdido en la rutina y las marcas pretenden ofrecérselo… a cambio de un poquito más de consumo. El coche dejará de ser el lugar de tránsito entre un evento y otro para convertirse en escenario de actividades. Y qué mejor pasatiempo hay para las empresas que seguir comprando.

La autonomía de coches soñada y la autonomía real

La autonomía en la conducción es un tema favorito que abarca muchos más ámbitos de los que podían imaginar los blogs de motor, pero aún falta recorrido. La autonomía de un vehículo se mide en una escala de 5 niveles, que deben atravesar rigurosas pruebas de viabilidad antes de convertir el sueño en noticia. La integración del software y los modelos de Tesla Motors es la más avanzada del mercado y, aun así, todavía se sitúa en un nivel 2.

  • Nivel 1: Funciones automáticas mínimas (aceleración, control de volante, avisos). El conductor se mantiene alerta y en control constante.
  • Nivel 2: Funciones automáticas (aceleración, conducción y frenado) que permiten al conductor apartar las manos del volante y el pie del acelerador. El conductor se mantiene alerta y en control constante.
  • Nivel 3: Funciones automáticas de conducción que permiten al conductor intervenir únicamente en momentos críticos, siempre que las condiciones climáticas y de tráfico sean favorables.
  • Nivel 4: Autonomía casi total por la que el coche puede llevar a cabo todas las funciones de conducción y de respuesta a situaciones críticas por sí solo, excepto en situaciones de conducción extremas.
  • Nivel 5: Autonomía total por la que el coche no necesita ninguna asistencia humana y puede conducir en todos los escenarios, incluidas situaciones climáticas extremas.

Evidentemente, dado que el ser humano no se conforma con aspiraciones menores a las fantasías de ciencia ficción, hasta que los coches autónomos no alcancen el nivel 5 no habrá victoria que cantar.

 

Uso de coches autónomos en ecommerce

 

La transformación conlleva retos complejos en todas industrias implicadas, y no afecta únicamente al coche eléctrico, dado que esta tecnología podrá adaptarse a otro tipo de vehículos; eso sí, con un incremento de entre 7.000 y 10.000 euros sobre el precio habitual.

Las estimaciones actuales prevén la circulación de coches autónomos para 2030, aunque algunos fabricantes como Mercedes confían en ver flotas de camiones autónomos a la vuelta de la esquina. A las esperanzas hay que darles el alto rápido: hasta que no haya leyes y regulación específica, más o menos uniforme en todos los continentes, cualquier supercoche no podrá abandonar el garaje.

El coche autónomo: Un gran carrito de la compra

Entendemos las secuelas de la autonomía en la conducción para múltiples industrias y sectores de servicios. ¿Qué supondrá para el e-commerce? Siendo sinceros, nada que no haya significado ya el smartphone y cualquier dispositivo portátil y conectado a una red Wi-Fi. Con la diferencia de que algunas cosas podrán ir aún más rápido y lejos. Al fin y al cabo, se espera que todo vaya sobre ruedas.

Las escenas más repetidas por los fabricantes e investigadores de sistemas autónomos muestran cómo conductor y pasajeros podrán interactuar a bordo del vehículo, o cómo un individuo a solas pasará a relajarse en un ambiente muy similar al de las cabinas de primera clase en aerolíneas de lujo. En todos estos escenarios, el factor clave es la transformación del tiempo.

 

Posibilidades del coche autónomo

 

Tanto expertos de tendencias como las marcas automovilísticas remarcan los beneficios de que el conductor deje de ser, precisamente, un conductor.

¿Qué diferencia hay con los millones de pasajeros diarios en transporte público, que dedican su tiempo a leer, navegar por redes sociales, jugar y atender llamadas?

En primer lugar, el espacio, que pasa a ser privado y a ofrecer unas condiciones más propicias para, por ejemplo, adelantar trabajo de oficina o ver una película sin encogerse sobre el asiento ni llevar auriculares.

En segundo lugar, como ya hemos mencionado, el tiempo, porque mientras en transporte público el trayecto está fuera del control del pasajero, el usuario de coche autónomo podrá escoger la ruta y decidir cuánto tiempo va a permanecer dentro del vehículo.

Esos minutos de viaje podrían invertirse en muchos fines constructivos, pero los favoritos en las predicciones son el trabajo y el ocio orientado a consumo. La firma McKinsey & Company calculaba en un informe que estos sistemas de autonomía podían suponer para la industria del e-commerce un influjo de 140 mil millones de dólares más por año, gracias a a inversión del tiempo libre dentro del coche en compras online. Como cifra más concreta, la firma PricewaterhouseCoopers asegura que para 2021 el incremento será de 43,2 mil millones de dólares anuales.

El propio coche será una gran plataforma de compra, en parte gracias a pantallas integradas, aunque desde el interior se puede manejar cualquier dispositivo sin tener que vigilar la carretera.

La clave será que todos ellos estén integrados con la tecnología del vehículo, de manera que éste tome un papel activo en el proceso.

Por ejemplo, yendo a recoger compras por sí solo mientras el dueño se haya en la oficina, para lo cual se potenciará la compra local y los marketplaces que reúnan opciones dentro del área del cliente, como alternativa más barata a comprar en un marketplace con servicio de entrega propio.

 

Ventas online y coches autónomos

 

Este futuro brillante para el e-commerce impone la necesidad de robustas redes de Wi-Fi urbano e interurbano y servicios que amplíen la conexión al propio coche, para tener una sincronización inmediata entre todos los dispositivos de la red del usuario: vehículo, dispositivos móviles y la propia casa, que se irán enviando notificaciones y órdenes entre sí.

Todo esto hará que el coche autónomo sea más parecido a un robot que a un simple vehículo, un mayordomo mecánico digno de Hanna-Barbera al que sólo le falta hablar (una función que en realidad también existe ya).

El e-commerce en la era de la conducción autónoma

Las repercusiones de la autonomía en la conducción para el e-commerce abarcan tres áreas:

La experiencia del consumidor

El coche dejará de ser una máquina inútil y pasiva una vez aparcada, incapaz de decidir nada por el conductor ni de adelantarse a sus deseos y necesidades (y peligros en la carretera). Los expertos prevén un futuro en el que las plazas de aparcamiento serán prescindibles, con lo que se ganará más área urbana para puntos de recarga, recogida y parada momentánea. Los negocios que ofrezcan recargas gratuitas estarán sumándose puntos en la experiencia de compra autónoma, ya que este será el punto flaco del sistema, tanto por el coste de la electricidad como por el aguante de las baterías del coche.

 

Futuro de la conducción autónoma

 

El principal atractivo es el que viste al coche como un criado personal: saldrá a recoger la compra o hacer recados, incluso a buscar a los niños a la salida del colegio. Este tipo de confianza aún tardará en verse varias décadas, no tanto por la capacidad tecnológica como por la desconfianza parental y los riesgos de dejar a menores solos a cargo de una máquina, por muchas videocámaras que contenga.

El sistema de base es similar al de los carritos de compra inteligentes y autónomos dentro de las tiendas. El reto es que el pedido esté listo para cuando el coche pase a recogerlo, lo cual supondrá un enorme esfuerzo logístico para sincronizar todos los sistemas implicados, tanto con participación humana como entre el coche autónomo y otras máquinas.

¿Otras propuestas? Que desde el coche autónomo se calcule el tiempo real necesario para llegar al destino y, mientras tanto, hacer reserva en un restaurante e ir pidiendo del menú, para que la comida esté lista y servida nada más llegar, ahorrando esperas y turnos al local.

El propio coche podrá almacenar datos de pago, gestionar reservas en hoteles y servicios, y rastrear sitios cercanos mediante el geolocalizador y el software de reconocimiento de alrededores. A medida que avance por las calles, aparecerán alertas de favoritos y de alternativas desconocidas por el conductor en el área.

El coche aprende sobre el ambiente aunque lleve incorporados mapas, que se actualizan sobre la marcha, registrando datos nuevos (locales que abren o clausuran, horarios de apertura, cierres temporales por obras, etc.). Además, se almacenará conocimiento sobre el conductor y pasajeros para hacer sugerencias más personalizadas, según quién esté a bordo.

Y, por supuesto, las imprescindibles posibilidades del e-commerce orientado al ocio, como plataformas de entretenimiento con catálogos de audiovisuales o videojuegos, que abrirán la batalla por decidir qué consolas se adaptan a cada modelo de vehículo o software de autonomía, y qué papel desempeñará la publicidad, los patrocinios y las suscripciones. Nuevos sistemas de anuncios y promociones se adaptarán a las pantallas de los coches, y aparecerán cuando el coche atraviese determinadas zonas, cerca de una tienda física o cuando descifre ciertas necesidades según el día de la semana, la hora, el nivel de tráfico, la rutina del conductor, o las costumbres dentro vehículo. La autonomía en la conducción invita a un SEO móvil o, como dicen algunos, una cookie gigante.

La red de transporte

Las compañías de transporte serán las pioneras en los sistemas de conducción autónoma, pues en su desarrollo no habrá vidas en juego en el interior del vehículo, sino mercancías. Las posibilidades despiertan enormes temores en el sector debido a la reducción de la plantilla de conductores y, con el tiempo, de personal en almacenes y muelles, sustituido por una cadena robotizada. Sin embargo, el proceso no será instantáneo, pues el ahorro en trabajadores supone implantar una tecnología muy cara.

En cualquier caso, la apuesta es fuerte y el cambio será inevitable, pues en Estados Unidos cada vez hay menos conductores especializados y disponibles para viajes muy largos e interestatales, aparte de que los camiones autónomos han resultado mucho más eficientes en consumo energético y cálculo de rutas que los vehículos y conductores convencionales.

En plantillas de transporte a menor escala, Uber ya está probando la autonomía a través de la tecnología LiDAR, equipada con láseres en el frontal del coche para crear un mapa tridimensional de  los alrededores, sensores en los laterales para detectar cualquier obstáculo y puntos ciegos, 20 cámaras superiores y una antena en el techo conectada al GPS para saber ubicarse al milímetro y al segundo.

Los sistemas de envío

En Madrid, ya se han realizado pruebas de entregas de comida a domicilio mediante sistema autónomo con Uber (UberEats), que también opera en Pittsburg, siguiendo el enfoque de Google y Amazon en sus estrategia de un e-commerce cada vez más veloz. Aunque en Uber deben de ser admiradores de Hanna-Barbera y apuntan aún más alto, defendiendo que el futuro está en los coches voladores.

La facilidad de que los marketplaces y negocios online, e incluso el propio cliente, dispongan de sus propios vehículos de reparto o recogida supone una amenaza para los servicios convencionales de paquetería. No tendrá sentido pagar a un tercero cuando puedes ordenar a tu coche que haga una recogida por ti mientras no lo usas.

Seguirán siendo importantes para entregas de productos procedentes de otros países o no disponibles en el área del cliente. Sin embargo, actualizar la flota será un proceso costoso y acabarán dependiendo de los marketplaces, que también emplearán drones como equipo más barato y más accesible en ciertas zonas y repartos pequeños de poco peso.

De momento, para el gran público este futuro sigue presentándose en formato fantasioso, ante la necesidad de resolver cuestiones que impiden la materialización de los sueños. No servirá de nada pretender que el coche vaya de recados si las baterías no ofrecen muchas horas de autonomía real, si no hay más red de supercargadores y si esos automóviles no son eléctricos. Imaginemos el aumento de los niveles de contaminación si ningún coche se quedara parado nunca.

En cuanto a los peligros, no afectan sólo al volante y la conducción, pues numerosas pruebas y estudios están demostrando un 90% de reducción de los accidentes gracias a la autonomía. Como todo avance tecnológico en e-commerce, enseguida se actualiza el debate en torno a la privacidad y la seguridad de los usuarios, y en este caso, ante el riesgo de robo o interferencia en los sistemas del vehículo.

Que las compañías más grandes del mundo estén dejando de lado su competitividad para colaborar juntas en el futuro de la autonomía (como Google y Ford, IBM y General Motors, Intel y BMW, Nissan y ex miembros de la NASA), revela que es una oportunidad de mercado muy grande a punto de nacer.

¿Preparado para tener tu tienda online a punto para compradores que viajen en coche? Prueba el PIM de Sales Layer gratis durante 30 días y podrás enviar información de producto a cualquier canal del ahora... o el futuro.

 

Descargar Ebook

Artículos relacionados

Persona mirando a través de un monóculo
Ecommerce marketing

Guía para hacer una auditoría SEO de mi ecommerce

Descubre cómo analizar el SEO de tu ecommerce, mejorar el posicionamiento en buscadores y enriquecer el contenido de...

Ilustración de una bombilla pensativa con brazos y piernas
Ecommerce marketing

Design Thinking: Qué es y cómo puede ayudarte a aumentar tus ventas

Te mostramos las 5 fases que debe incluir un proceso de análisis mediante design thinking y cómo sirve para mejorar tus...

Ilustración de una calculadora rodeada de símbolos matemáticos
Ecommerce marketing

9 estrategias para aumentar tus ventas de ecommerce

Descubre cómo mejorar tus ventas en ecommerce con estas estrategias: cuidar el contenido, lanzar nuevos productos y...