BG-SalesLayer-Blog.jpg

Knowledge Pills

Las mejores prácticas para product management

happy-man-smily-emoji

La pregunta clave para un product manager no es el qué, sino el por qué. Definir un producto es muy sencillo; el arte del product management comienza cuando se plantea por qué es necesario ese producto, por qué lo necesita la audiencia, por qué ocupa un hueco útil o interesante en el mercado, por qué forma parte de la estrategia y catálogo de la empresa, y no otro producto.

Tus principales objetivos como PM son mejorar la planificación del producto, la colaboración del equipo y la comunicación entre todas las partes implicadas, internas o externas a la empresa. Distintos tipos de software que impulsan las mejores prácticas de product management siempre son tus mejores aliados, pero es imprescindible contar con un buen pack de habilidades de base.

Esto es todo lo que necesitas para destacar en la gestión de productos y demostrar que lo tienes todo bajo control en cualquier época del año y fase de lanzamiento del catálogo:

  • No esperes al final: Conoce el producto que vendes desde el principio, recogiendo información e impresiones desde la fase de diseño y antes de manufactura. Un producto acabado aporta una idea más firme sobre cómo es, pero el tiempo de preparación será menor porque estará más cerca la fecha de lanzamiento. Con todos los datos de antemano, sabrás priorizar objetivos correctamente.
  • Conoce tu nicho: Cada tipo de producto atraviesa unas tendencias distintas, así como la audiencia a la que se dirige. Manténte al día sobre la demanda, las modas y las polémicas. Todo lo que pueda ayudarte a destacar las ventajas del producto. Esto también pasa por conocer bien el producto en sí: úsalo, observa cómo lo usan otros y realiza tests y pruebas preliminares con grupos de estudio.
  • Aprendiz de todo: “Eso es cosa de los diseñadores”, “Eso lo sabrán los informáticos”, “Eso se le habrá ocurrido a alguien de marketing”. Las mejores prácticas de product management pasan por conocerlo todo y respetar el trabajo de todos los departamentos de la empresa. Nada está por debajo o por encima de tus responsabilidades sobre el producto, y conocer cómo funciona cada etapa del proceso te aporta un enorme valor como PM y tu capacidad de respuesta será más precisa y rápida.
  • Asegura información uniforme: Tu trabajo debería consistir en posicionar el producto lo mejor posible, no en hacer de niñera dentro de la empresa. Revisar la información de producto que recibe cada canal, plataforma, distribuidor o representante puede comerse todo tu tiempo. Automatiza la gestión de información de producto con un software especializado PIM (Product Information Management) y libérate de repetir instrucciones, corregir errores como precios o fotografías equivocadas en un marketplace o en un diseño de catálogo.
  • Investiga a la competencia: Otros productos similares no son un espejo para ti, sino una imagen que siempre puede ser mejorada. Investiga cuáles son las quejas habituales de los clientes de tu competencia, qué aspectos destacan como positivos, en qué tienen fortalezas, y encuentra el nuevo ángulo desde el que hacer brillar tus productos.
  • Rígido en tu puesto, flexible en el plan: Tu lugar central en el mapa de creación y vida del producto debe estar muy claro y es importante que conozcas cómo funciona todo el roadmap del producto desde el comienzo (para lo que es recomendable equiparte con software de gestión colaborativa). Sin embargo, también debes permanecer alerta ante readaptaciones y cambios que surgen de forma inevitable antes, durante y después del lanzamiento de un producto. Conocer bien el esquema de trabajo de la empresa y cómo se relacionan los departamentos y terceras partes es fundamental para no perder tiempo buscando soluciones rápidas a cada pequeña crisis.
  • Con la vista puesta en la meta, no en el producto: Los productos van y vienen, los objetivos de la empresa no. Ten claro cuáles son los deseos cuantitativos y cualitativos de la compañía y qué pretende conseguir mediante sus productos: ¿un gran número de ventas? ¿Una imagen de prestigio? ¿Especialización local o red de confianza internacional?
  • Aprende más del pasado que del futuro: Todos los PMs sueñan con predecir la próxima tendencia en e-commerce, pero una de las mejores prácticas de product management consiste en saber analizar el pasado. Antes de definir objetivos nuevos (en un año, temporada o campaña), siéntate con todos los datos disponibles de experiencias cerradas o que continúan abiertas, para tener claro qué debes repetir y qué evitar. ¿Qué diferencia hubo entre las metas marcadas y los resultados reales? ¿Cómo evolucionó el comportamiento de usuario? ¿Qué problemas se repitieron más a menudo? ¿Qué logro ha pasado desapercibido?

¡Pst! Por si también lo has pasado por alto, te echamos un cable en la preparación de tus habilidades como product manager: disfruta de una demo de 30 días para equiparte con software PIM y volcarte en destacar en tu próximo lanzamiento de producto.

PIM - DEMO - SALES LAYER

¡Suscríbete y recibe todos nuestros post!

Últimos Posts